The American Vision: A Biblical Worldview Ministry

Revolucionarios Románticos: el Mito de que el Orden Surge del Caos

Become an insider.
Sign up for our emails.

We won't spam, rent, sell, or share
your information in any way.

La religión del algo de la nada, el orden de los orígenes del caos es un mito de creación popular desarrollado de la nada por filósofos materialistas que no pueden explicar el asunto que dicen que nos explica a ti y a mí.  Lo que estamos viendo en las ciudades que defienden los fundamentos de algo del cientificismo de la nada es un resultado directo del surgimiento de los revolucionarios románticos que creen que el caos engendrará orden.

Rousas J. Rushdoony escribe:

“No debería de sorprendernos… que los Marxistas y otros adoradores del caos estén comprometidos con la revolución incluso cuando es posible la toma pacífica de un país. La revolución debe ser creada mediante liquidaciones masivas y la destrucción de todo el orden establecido, incluido el orden económico. La “economía” del socialismo (y de los estados de bienestar) no tiene sentido porque realmente no pretende hacer sentido: ellos son un desafío del universo de Dios en nombre del caos. Ellos invocan al caos como la carretera hacia la era dorada.”

Si fallan, la culpa no es de ellos. Culpan del fracaso a las áreas residuales y focos de religión, ley, y orden o propiedad de la lealtad nacional. Por tanto, su solución es aumentar el caos.  Dado que su universo es un universo de caos: su edad de oro solo puede llegar a través de del caos planificado. Por tanto, ellos niegan la validez del Dios de la Biblia; no pueden aceptar un mundo de leyes morales y económicas. Su era dorada requiere del triunfo del hombre sobre la religión, la moral y la economía. La liberación del hombre requiere la violación y destrucción sistemática de todas las esferas de la ley.[1]

La presuposición entre los revolucionarios es que las cosas mejorarán si Estados Unidos se desmorona. Cuando esto suceda, así continua el argumento, la gente se levantará y se deshará de sus opresores, como lo hizo durante las revoluciones francesa, rusa y cubana.  La Revolución Francesa, celebrada en Francia y a menudo comparada con nuestra guerra de independencia, es un ejemplo perfecto de cómo no construir una civilización con una base moral duradera. La Revolución de América no fue una revolución sino fue una guerra por la independencia. No hubo levantamiento del pueblo, sino una unión de 13 gobiernos coloniales individuales con sus constituciones para defender su soberanía y su base moral cristiana.

Las turbas asesinas que atacaron a la bastilla casi vacía (en el momento del sitio solo había siete prisioneros no políticos) creían que sus acciones eran para una Francia mejor, similar a lo que los revolucionarios políticos de hoy tienen en mente.  El asalto de la Bastilla fue un catalizador de lo que se conoció como el Reino del Terror. “La sociedad francesa experimento una transformación épica cuando los privilegios feudales, aristocráticos y religiosos se evaporaron bajo un ataque constante de los grupos políticos de izquierda y las masas en las calles.”[2]  ¿Qué tan malo fue?

Internamente, los sentimientos populares de algunos de los teóricos sociales más perversos de la nación radicalizaron el fervor revolucionario, culminando en el ascenso de Maximiliano Robespierre y los Jacobinos y en la dictadura virtual por el Comité de Seguridad Pública durante el Reino del Terror de 1793 hasta 1794 cuando entre 16,000 y 40,000 personas fueron asesinadas.

Historia 101: Lecciones del Pasado

Historia 101 es un curso de descripción general para ayudar a cristianos a entender su lugar en la línea de tiempo de la historia. Con materiales de estudio en audio, video, e impresos, Historia 101 dará al estudiante de historia mucho en qué pensar. Este curso mostrará el camino a seguir por medio de revelar cómo es que llegamos aquí.

Buy Now

¿Entendiste bien eso? Entre 16,000 y 40,000 ciudadanos franceses fueron asesinados para una Francia mejor. Considera lo siguiente:

“Con la orden por el Rey (Luis XVI) de rendirse, más de 600 guardias suizos fueron salvajemente asesinados. Las turbas los hicieron trizas y mutilaron sus cadáveres. ‘Las mujeres, perdidas por todo el sentido de la vergüenza,’ dijo un testigo superviviente, ‘están cometiendo las mutilaciones más indecentes en los cadáveres de los que arrancaban los trozos de carne y se los llevaban triunfalmente.’ Los niños jugaban ‘kick-ball’ con la cabeza de los guardias. Todos los seres vivos de las Tullerías (el palacio real de París) fueron masacrados o arrojados desde las ventanas por los hooligans. Las mujeres fueron violadas antes de ser asesinadas a machetazos.

El club Jacobino exigió que las líneas de cadáveres podridos contaminados que rodeaban las Tullerías se dejaran pudrir en la calle durante días después como una advertencia a la gente del poder de la extrema izquierda.

Este ataque bestial se decretó más tarde, se celebraría los años como

‘el Festival de la unidad y la invisibilidad de la república.’ Sería como si las familias de todo Estados Unidos se deleitaran en el especial de televisión anual ‘Una Navidad de la familia Manson’.”[3]

Con el tiempo, la supuesta causa justa de las turbas revolucionarias se salió de control y la gente empezó a darse cuenta hacia donde los llevaba la revolución.  Lo que comenzó como una forma de erradicar la corrupción entre las clases dominantes de funcionarios del gobierno civil y la jerarquía religiosa se extendió a la población en general.

“Durante el Reino del Terror se produjeron esfuerzos extremos de descristianización incluido el encarcelamiento y la masacre de los sacerdotes y destrucción de las iglesias e imágenes religiosas en toda Francia. Se hizo un esfuerzo para reemplazar a la iglesia católica por completo, con festivales cívicos reemplazando a los religiosos. El establecimiento del Culto a la Razón fue el paso final de la descristianización radical.”[4]

Fue en este punto que el pueblo empezó a desilusionarse con las formas revolucionarias de los radicales, pero no antes de que se cometieran más atrocidades por la supuesta salvación del pueblo y de la nación. Como escribió el líder revolucionario Jean- Paul Marat en un periódico en 1792, “¡Que fluya la sangre de los traidores! Es la única forma de salvar el país.” Y sucedió, los seguidores de Marat atacaron y masacraron a cientos de enemigos de la revolución. Dos hogueras fueron construidas para incinerar los cadáveres mutilados. “Las alcantarillas se llenaron de sangre.”

No digas que no puede pasar aquí. La gente en Francia, Rusia, China y Venezuela probablemente dijeron lo mismo.

Una de las primeras cosas que hacen estas revoluciones es atacar la religión imperante.  Estamos viendo que esto sucede en los Estados Unidos. Ha habido una historia constante de eliminar todo lo relacionado con Dios y la Biblia de nuestra cultura.  La Biblia fue relegada a la iglesia el Domingo, pero incluso está bajo ataque. Algunos quieren que se prohíba la Biblia por lo que dice sobre la sexualidad entre personas del mismo sexo. No hay forma de apaciguar a los anarquistas. Ellos lo quieren todo.

“Los radicales de izquierda queman Biblias asaltan y asesinan a policías y a civiles, prendieron fuego a los juzgados destrozaron y saquearon todo tipo de negocios” escribe Roger Kimball. ‘Los videos de salvajes quemando Biblias me recuerdan a la solemne observación de Heinrich Heine de que Dort wo man Bücher verbrennt, verbrennt man auch am Ende Menschen: 'Donde la gente quema libros, también terminan quemando hombres’.”[5]


[1] The Religion of Revolution (Victoria, TX: Trinity Episcopal Church, 1965), [3-4].

[2] “The French Revolution,” Institute for the Study of Western Civilization (May 24, 2017): https://westernciv.com/syllabus/history-of-france/spring/the-french-revolution/

[3] Ann Coulter, Demonic: How the Liberal Mob is Endangering America (New York: Crown Publishing Group, 2011), 107.

[4] “The French Revolution”: The Reign of Terror,” Thought Crackers (Sept. 17, 2015): http://thoughtcrackers.blogspot.com/2015/09/the-french-revolution-​reign-of-terror.html

[5] Roger Kimball, “The Choice Before Us,” American Greatness (August 1, 2020): https://bit.ly/3k7DHGT

Filed under:

Join the email family.

We won't spam, rent, sell, or share
your information in any way.

Join the support family.

Donate Now
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram
The American Vision

GRATIS
VER