The American Vision: A Biblical Worldview Ministry

Sin Disculpas, Por Favor

Become an insider.
Sign up for our emails.

We won't spam, rent, sell, or share
your information in any way.

Hemos llegado al punto en la historia de nuestra nación donde se han trazado las líneas de batalla.  Como siempre, se reduce a dos proposiciones operativas: la Ley de Dios o el Caos. Ha pasado mucho tiempo para que los cristianos entiendan cómo abordar la guerra de la cosmovisión y ponerse toda la armadura de Dios para la batalla.

Comienza identificando la «propuesta de piedra angular» de las visiones del mundo en competencia, una proposición que se considera la verdad fundamental sobre la realidad que sirve como base para el punto de partida de todos los demás pensamientos y acciones.

«Apologética» no significa decir que te arrepientes de ser cristiano. Los cristianos no están llamados a disculparse por creer en Dios, la confiabilidad de la Biblia, la realidad de los milagros y la obra redentora de Jesucristo que salva a los pecadores del juicio final. La Biblia llama a los cristianos a que comiencen donde la Biblia comienza y defiendan sus verdades con una intensidad y competencia similar a la forma en la que un abogado defendería a un cliente que está siendo juzgado por su vida.

La palabra griega apología (de la cual derivamos la palabra en inglés «apologetics») denota un discurso pronunciado en defensa, una respuesta (especialmente en el contexto legal de un tribunal) a una acusación. La palabra se originó en las operaciones judiciales de la antigua Atenas, pero también aparece varias veces en el Nuevo Testamento.[1]

Algunos afirman que los cristianos no deberían involucrarse en discusiones sobre la fe cristiana o cualquier cosa sobre la vida. No se puede apoyar esta opinión apelando a la Biblia. Hay numerosos relatos en el Nuevo Testamento en los que se hacen tales defensas—argumentos—aunque hubo un alto precio que pagar por la confrontación. Los apóstoles defendieron la fe y fueron apaleados y encarcelados por sus esfuerzos (Hech 4). Esteban defendió la fe y sus propios compatriotas lo apedrearon hasta matarlo (Hech 7). Pablo ofreció su defensa del cristianismo ante los filósofos griegos (Hech 17:22–34), los judíos (Hech 22–23) y los funcionarios civiles romanos (Hech 24–26). Estaba listo y ansioso por defender la fe ante el mismo César (Hech 25:11, 27).

Los apologistas cristianos dan razones del por qué creen lo que saben que es verdad. Las audiencias pueden variar: los que buscan genuinamente, escépticos o incrédulos hostiles, pero el mensaje y el punto de partida son los mismos. El trabajo del apologista, como abogado ante un juez y un jurado, es presentar argumentos sólidos que testifiquen la verdad.

 

Tomar una posición

Pero, ¿en qué se apoya el apologista para defender su caso? No puede utilizarse a sí mismo como estándar o incluso como opinión experta de otros. Además, el apologista cristiano debe reconocer que su oponente no es el árbitro final de la verdad. Nunca deberíamos pensar en que nuestros enemigos filosóficos son el juez y el jurado para determinar si Dios es justo y si Su Palabra es verdadera. Nuestra tarea no es presentar la fe cristiana como una hipótesis discutible, un estudio de probabilidad o simplemente una opción religiosa entre muchas. Nunca deberíamos decir: «Tú eres el juez».

Against All Opposition

En Contra de Toda Oposición

Uno de los primeros lugares para empezar si quieres aprender cómo defender la fe positivamente iniciando con Dios y su Palabra. Greg L. Bahnsen fue probablemente uno de los apologistas cristianos más talentosos del siglo XX.

Buy Now

En una defensa bíblica de la fe cristiana, Dios no es el que está siendo juzgado. ¿Cómo puede un ser finito, falible y caído ser juez competente de las cosas eternas? ¿Cómo es posible que la criatura pueda cuestionar legítimamente al Creador? Dios le pregunta a Job: «¿Es sabiduría contender con el Omnipotente? El que disputa con Dios, responda a esto» (Job 40:1). Job respondió, conociendo las limitaciones de su propia naturaleza, de la única manera que pudo: «He aquí que yo soy vil; ¿qué te responderé? Mi mano pongo sobre mi boca» (40:4). Dios le hace a Job una serie de preguntas que demuestran lo limitado que es en conocimiento y experiencia. «¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra?» Házmelo saber, «si tienes inteligencia». (38:4). Job estaba tratando de descubrir el mundo y la forma en que funciona basándose en su propio marco de referencia limitado. Esta es una tarea imposible.

 

No hay neutralidad

Al apologista cristiano no se le da la opción de adoptar una posición neutral al defender la fe. La neutralidad supone que el hombre y Dios están en pie de igualdad. A los cristianos se les ordena no «responder al necio según su necedad». ¿Por qué? Seremos «como él» en sus suposiciones equivocadas y seremos clasificados como necios (Pr. 26:4). La Biblia asume que las cosmovisiones basadas en premisas que son contrarias a la Biblia son una tontería. Es por eso que las Escrituras declaran enfáticamente, sin disculparse, que el ateo profeso es un «necio» (Salmo 14:1; 53:1).

¿Cómo puede una criatura insignificante que es más pequeña que un átomo en comparación con la inmensidad del universo ser tan dogmática? No hay mucho espacio para maniobrar aquí. Si abandonamos las premisas que gobiernan la cosmovisión cristiana desde el principio y argumentamos desde un supuesto punto de partida neutral, nos colocamos en la misma categoría que los ateos, ¡todo en nombre de «defender la fe cristiana»! Esto significa que el punto de partida de la cosmovisión cristiana no es subjetivo; no es solo una opinión legítima entre muchas.

Thinking Straight

Penando con Claridad en un Mundo Torcido

La aplicación de un enfoque presuposicional a la apologética en contra de docenas de asaltos a la fe cristiana en estos días modernos. El libro perfecto para acompañar a tu hijo o hija cuando van a la universidad. Es un gran acompalante junto al libro En Contra de Toda Oposición de Greg Bahnsen.

Buy Now

Por supuesto, al incrédulo no le gusta escuchar esto. Significa que él no tiene el control. No es de extrañar que Pablo explique la realidad del pensamiento incrédulo en términos crudos e intransigentes:

Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios. Pues está escrito: «Destruiré la sabiduría de los sabios, y desecharé el entendimiento de los entendidos». ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el disputador de este siglo? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo? Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación. Porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría; pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura; mas para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios. Porque lo insensato de Dios es más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres (1 Co. 1:18-25).

Una metodología apologética que afirma que un cristiano debe ser «abierto», «objetivo» y «tolerante» con todas las opiniones cuando defiende la fe es como una persona que espera evitar que un hombre se suicide dando el paso de cien pisos con él, esperando convencer al alma perdida en el camino hacia abajo. Nadie en su sano juicio haría tal concesión a la tontería. Pero los cristianos lo hacen todo el tiempo cuando adoptan las presuposiciones operativas del pensamiento incrédulo como si fueran suposiciones neutrales sobre la realidad.

Si bien la Biblia sostiene que al apologista cristiano se le prohíbe adoptar el punto de partida del pensamiento incrédulo, se le anima a mostrarle al incrédulo el resultado final de sus insensatos principios filosóficos si los sigue de manera consistente.  Como defensores de la única fe verdadera, debemos «responder al necio como merece su necedad, para que no se estime sabio en su propia opinión» (Prov. 26:5). Es decir, debemos poner a prueba la cosmovisión del incrédulo, demostrando lo absurda que es cuando se sigue consistentemente.  Un mundo sin Dios y sin absolutos morales conduce a la desesperación, la anarquía moral y la locura: «Este mal hay entre todo lo que se hace debajo del sol, que un mismo suceso acontece a todos, y también que el corazón de los hijos de los hombres está lleno de mal y de insensatez en su corazón durante su vida; y después de esto se van a los muertos» (Ecl 9:3).


[1] Greg L. Bahnsen, “The Reformation of Christian Apologetics,” Foundations of Christian Scholarship, Gary North, ed. (Vallecito, CA: Ross House Books, 1976), 194–195.

Filed under:

Join the email family.

We won't spam, rent, sell, or share
your information in any way.

Join the support family.

Donate Now
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram
The American Vision

GRATIS
VER